Introducción

Hola, me llamo Íñigo Montoya. Tú mataste a mi padre, prepárate a morir.

Buenas, me llamo Víctor y este será mi bl— Oh, vamos. ¿Cuántas veces debo haber empezado un blog personal ya? ¿Diez? ¿Veinte? Todo el mundo sabe que estas cosas se empiezan pero no llegan ni a diez entradas, que antes se abandona. Aunque podríamos decir que esta vez tiene una función determinada, y es que aquí volcaré aquí todos mis pensamientos y mi día a día sufriendo de esta enfermedad denominada depresión. No solo eso, sino que también intentaré hablar sobre las cosas de las que uno no puede hablar normalmente a la ligera con otras personas, como la posición en el espectro de géneros u orientación sexual no-binaria.

La suerte es que la depresión me deja infinidad de ratos muertos, bajones anímicos bestiales en los que no me apetece ni jugar, ni echarme, ni ver series, ni nada de nada. Aprovecharé esos ratos para describir mi psique e intentar comprenderme a mí mismo. No sé si esto llegará a alguien, pero desde luego lo primero que puede que piensen es que estoy exagerando. Todo el mundo lo hace. Yo mismo lo llegué a hacer cuando veía a mi ex padecer de depresión, por estúpido e irónico que parezca.

Ay, mi expareja. Sería un buen punto para empezar a desarrollar el origen de mi depresión. Pero eso... eso será otro día.

Introducción
Share this