/ trans

boy irl girl url

¿Cuánto hace que no escribo en mi blog? Madre de dios, no lo he tocado en todo el verano. Lo cierto es que ha sido un cúmulo de cosas por las que aún no he escrito nada, puesto que ha sido un verano que... Telita. Desde crísis de ansiedad, problemas en el trabajo, la siempre acompañante depresión o la disforia de género.

W-Wait, what?

Exacto, por ello el título de esta entrada es el que es.

¿Pero qué es la disforia de género, Hika? (Por algún motivo leo esto en mi cabeza con voz de niño rata)

Podríamos resumirlo de forma sencilla en que no se corresponde tu sexo biológico asignado con el género que sientes ser. Es algo que sufre la gente transgénero, que ojo, no transexual (aunque también). No son 100tifika, todo esto es aún reciente para mí y por eso no me considero la persona más apropiada para hablar de todo esto, sowwy.

Descubriéndose a una misma

Aunque podría remontarme a la adolescencia, como un propio amigo me recordó hace poco, todo empezó a tornarse más serio a lo largo de este año. Tras más de un lustro roleando como mujer, sabía que me sentía realmente cómoda con esa identidad, quizá más que con la mía propia. Pero bueno, es rol, no es como si fuera el irl o algo; por eso, pese a que el hecho estaba ahí, tampoco le di nunca mayor importancia. Sin embargo, a lo largo de este año empecé a cuestionarme de forma seria mi identidad de género.

¿Qué soy? ¿Qué me siento? Ahí llegué a la conclusión tras leer sobre el tema de que me sentía genderqueer. Es decir, que a ratos me sentía más femenina y a ratos más masculina; el término "queer" implica un espectro variable. Por un lado, eso explicaba esa sensación que había dentro de mí, pero por el otro algo seguía fallando. No fue hasta meses después (y de esto hace relativamente poco) que empecé a plantearme la posibilidad de que fuera algo más. Y finalmente, tras abrirme y hacerlo un tanto más evidente de forma pública, llamó la atención de varios amigos y decidí confesarles; posiblemente, la mejor decisión que pudiera haber tomado. Algunos más, algunos menos, pero todos han respondido de forma favorable mostrándome todo su apoyo. Más aún, algunos viejos amigos que nunca supieron de esta faceta de mí se mostraron especialmente cercanos y apoyándome hasta el punto de empezar a hablarme de ella.

Una nueva vida

Lo que para mí debería ser un cambio a mejor (que lo es) no quita que sea algo a lo que cueste hacerse. Porque aunque una se sienta como se siente, ha vivido 25 años en un determinado cuerpo, usando unos determinados pronombres, y ahora que se aventura a cambiarlos... Pues cuesta acostumbrarse. Los grandes cambios implican estas cosas; no sólo hay que aventurarse a dar el salto, sino creer por ti misma la vida radicalmente distinta que vas a comenzar a vivir. Desde lo más obvio, como podría ser cambiar de forma de vestir, hasta los pequeños detalles. Comunicación no verbal, costumbres; hasta la forma en la que te relacionas con las otras personas cambia por completo — aunque esto quizá sea también una de las más gratificantes, poder abrirte y expresarte con todo el mundo como siempre has sido internamente.

En un primer momento me sentía un bicho raro exteriorizando todo esto en mi Twitter candado, por el que más que seguramente hayáis llegado a esta entrada, pero tras conocer nuevas experiencias ha sido que he comprendido que realmente no estoy sola. Posiblemente haya sido el hecho de abrirme con otra amiga trans (prácticamente nos abrimos la una a la otra a la vez, es gracioso si lo piensas) lo que me hizo abrir los ojos y decidirme acerca de lo que quiero en la vida. Tekko, si lees esto, quiero que sepas que has sido más importante en mi vida de lo que podría llegar a expresar con palabras. Gracias por estar ahí, escucharme, confiar en mí y ayudarme a ver que no soy un bicho raro. Tener a alguien como ejemplo para marcar un camino en tu vida no sólo lo hace todo más tremendamente fácil al poder guiarte por su camino, sino que elimina buena parte de los miedos e inseguridades que produce enfrentarse en soledad a una situación totalmente desconocida. No me gustaría abandonar este párrafo sin hacer mención a un artista que, habiéndolo conocido en el momento preciso y de absoluta casualidad, ha marcado en mí un ideal al que desear alcanzar. Con sus ilustraciones me ha hecho desear más que nunca convertirme en la hermosa mujer que sé que soy por dentro. Gracias, Paxiti.

Quizá el paso más difícil hasta el momento haya sido confesarle a mi madre mi condición de persona transgénero. Mi familia nunca ha sido mínimamente cercana a cualquier tipo de historia LGTB, por lo que me enfrentaba a un reto bastante difícil a la hora de explicarle todos los conceptos aquí mencionados. Para poneros en situación, su primera reacción fue "¿Entonces te gustan los hombres?". No lo dijo por ser homófoba ni mucho menos, sino porque no acababa de entender la diferencia (y más tarde vino a preguntarme) entre identidad de género y orientación sexual. Por supuesto, su respuesta fue positiva y desde el primer momento me ofreció todo su apoyo y cariño, pero no por ello dejó de ser una situación incómoda por la dificultad de escoger las palabras adecuadas y hallar el momento, el tono y la situación precisa para ello. Sin embargo, todo salió a pedir de Milhouse, como se suele decir, y no puedo alegrarme más porque su apoyo siempre ha significado mucho para mí.

Tengo, por supuesto, muchas más cosas de las que me gustaría hablar aquí; sin embargo creo que lo voy a ir dejando para próximas entradas y poder darle más vidilla al blog. Espero poder transformarlo en un cuaderno de bitácora de todo lo que está por venir en mi vida, lo cual es emocionante.

Un abrazo. ♡

boy irl girl url
Share this